La convivencia en estos tiempos

Jesús Pérez Rubio

Los tiempos actuales nos han hecho cambiar el sistema de vida al que estábamos acostumbrados. Ahora convivimos con menos gente pero de una manera más intensa. Procuramos alternar poco ( o eso deberíamos) pero lo hacemos más profundamente con el pequeño círculo en el que nos desenvolvemos. Es por ello que tenemos algún” rocecillo” con nuestro entorno. Antes el roce hacía el cariño; ahora el exceso de cariño hace que tengamos roces. Cambia la cosa ¿No?

Visto lo cual , algunos hemos empezado a desarrollar nuevas técnicas de convivencia. O lo que es lo mismo , hemos tratado de adaptarnos a la situación lo mejor posible, cosa por cierto, nada fácil. Hemos tenido que meter la palabra “paciencia” en nuestra mochila diaria. Seguramente otros también lo habrán hecho para aguantarnos,¡ Dios los bendiga,jajajá!

Hemos adoptado la “perspectiva” en nuestro comportamiento, o al menos, lo estamos intentando. Tratamos de ver las cosas desde el punto de vista del otro, pensando en la posibilidad de que exista otro punto de vista por mucho que nos cueste, claro. Y si no lo entendemos procuramos respetarlo. Y punto.

También nos hemos dado cuenta de que antes de liarla, hay que pensar lo que vamos a decir. Recordar la frase de : “somos dueños de nuestro silencio y esclavos de nuestras palabras”, nos hará mucho bien.

Si llega el caso, también podemos alejarnos un poco para ver mejor (Eso sí, sin salir de la Provincia¡ claro está!). Está demostrado que las gafas para ver de lejos no son las mismas que las de ver de cerca ¡ Venga… no me mentéis las bifocales que en este caso no vale!

Estas cositas cuestan pero recordad que estamos hechos para cosas grandes. Lo nimio no puede con nosotros. No pensemos que tenemos siempre la razón, pero sí hagamos siempre lo que consideremos correcto .¡ Qué bueno es dormir tranquilo!

No digamos algo y hagamos lo contrario, ¡ por favor! Estamos cansados de ver a gente, que conocemos bien, poner cosas en su perfil y hacer justo lo opuesto. Además de mentirosos aburren soberanamente. “ Ayúdame a hacer lo que Dios quiere…” ¡y luego hacen justo lo contrario de lo que dice Dios, creando odios y mintiendo a la gente sin ningún pudor ni vergüenza…” . Los animales tienen los mismos derechos que los humanos…” ¡ Y luego abandonan a sus padres en un geriátrico como si éstos no se hubieran ganado el derecho a la libertad en su santa vida…” ¡ En fin!

Tiremos de respeto y de ética. Tiremos de paciencia y de humor. Y trabajémonos, sí trabajémonos, que tenemos mucho que moldear para poder convivir con la gente que nos aguanta tan de cerca. Yo estoy empezando, los que no tenemos inteligencia tenemos actitud. ¿ Y tú?

¡Ánimo, que ya vemos la luz al final del asqueroso túnel!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

cuatro × cinco =